Diseño de zonas ajardinadas

Desde el pequeño jardín particular hasta jardines periurbanos de gran extensión, aplicamos las últimas técnicas junto con la experiencia de largos años en la creación de zonas verdes.

Nuestros proyectos engloban toda la realización del proceso, a partir de una idea que hay que adaptar a un espacio concreto y una situación socioeconómica muy determinadas, buscando siempre la sostenibilidad y funcionalidad. El cliente tiene que disfrutar del jardín, no sufrir con él.

Hemos aprendido a lo largo de todos estos años que un factor fundamental a la hora de decidir un ajardinamiento es imprescindible saber con qué medios se va a contar para su posterior mantenimiento, tanto en el caso del cliente particular como de una institución.

Las zonas ajardinadas creadas por nuestra empresa van desde el ayuntamiento de Zarautz hasta zonas de urbanizaciones en Hendaia, pasando por parques en Donostia, Urnieta, Irun, Hernani, Hondarribia, etc. Nos gustaría destacar por su popularidad, el Hotel Urdanibia, Hotel Rio Bidasoa, Foru kalea de Hondarribia, el parque Berio de Donostia, el parque de Javier Ugarte de Hondarribia y otros muchos de los que disfrutan los ciudadanos de la comarca de Bidasoaldea.

Hemos sido los introductores de gran parte de las especies de plantas de flor que se utilizan en nuestra comarca en los últimos años: se han introducido en los macizos a cargo de Kilker hasta 19 especies de plantas de flor que antes no se utilizaban en este tipo de plantaciones, bien porque tenían fama de ser demasiado delicadas para los jardines municipales, bien como consecuencia de la necesidad de ahorro de agua y de disminución del presupuesto para reposiciones de flor. Mediante la composición de mezclas de distintas especies se consigue que siempre haya alguna que esté en plena floración, lo que constituye un auténtico reto para las zonas públicas.

Por la gran importancia que tienen las flores en los jardines, hay que resaltar que Kilker fue la empresa pionera en la utilización de los Tepes de Flor, técnica vanguardista que importamos de Francia, siendo la empresa que tiene la exclusiva de la casa Chamoulaud. Las ventajas radican sobre todo en la disminución drástica del mantenimiento, aunadas con una calidad de planta excepcional. La posibilidad de variaciones y mezclas es enorme. En las fotos se pueden observar distintos pasos de la colocación de tepes de flor.